La importancia del archivo fotográfico para sentir que no todo está perdido

En estos días leyendo algunas cosas sobre: el archivo fotográfico, hurgando entre el mío, mirando las referencias que se hacen en películas y series, además, sabiendo de muchas personas que en estos últimos meses de confinamiento han acudido a sus archivos fotográficos, me puse a pensar en la gran importancia y relevancia que tiene como documento histórico, documental y gráfico ya sea personal, familiar y por supuesto universal. 

En mi casa materna abundan los álbumes con fotos de antaño. He estado en contacto con la fotografía por mucho tiempo, desde que tengo uso de razón siempre me ha gustado revisar esos álbumes; tenía más o menos unos 9 años, cuando comencé a armar los míos porque los pedía de regalo y hasta ahorraba para imprimir mis fotos. 

Hace poco le pregunté a mi mamá que a quién se le había ocurrido en la casa comenzar a construir este archivo, me contó que a mi abuela y fue maravilloso saberlo porque claramente estos archivos nacen de una necesidad y me conmovió sobre todo sabiendo que mi abuela no guardó ningún tipo de recuerdo desde que se fue de su casa siendo una adolescente, nunca habló de su pasado y comenzó esta práctica del registro fotográfico cuando empezó a formar su familia. Me parece hermoso, porque lo veo como un literal de comenzar a contar su historia completamente nueva y mejor, de la cual nació una necesidad de dejar un registro. 

Abuelos jóvenes

Con todo esto, se me viene a la mente el libro “La Cámara Lúcida” (1980) de  Roland Barthes sobre la fotografía, que lo menos que busca es hacer un estudio formal del tema sino que es una reflexión que nace de todo lo que le hace sentir una fotografía de su madre en la cual está inspirado el libro, pero que jamás muestra, como dice el prólogo “la presencia del “yo”, del sujeto, del alma sensible sometida a la prueba de la fotografía”, porque me atrevo a decir, que todxs alguna vez nos sometemos a esta prueba. 

En eso radica la importancia del archivo fotográfico, el valor que un simple recuerdo puede tener para las personas por lo que nos hace recordar, sentir y hasta conocer. Susan Sontag en su libro “Sobre la fotografía” (1977), manifiesta que la fotografía es sobre todo un rito social, una protección contra la ansiedad, y sí, concuerdo que es contra esa ansiedad que genera el miedo a perder la memoria, la misma que nos hace aferrarnos a los recuerdos fotográficos. La misma que me parece estar relacionada al término “ansiedad de la memoria” acuñado por Vilena Figueira, experta en la conservación de fotografías, como problematización de cuando entra en juego la preocupación por pensar en qué va a pasar con nuestro archivo fotográfico una vez que no estemos en este mundo.  

Con lo anterior, me remito a lo que escribió  la artista visual Jana Leo en el libro de ensayos “La certeza vulnerable” (2004): 

Registramos cada minuto, porque los días que no se registran equivalen a los que no han sido. Salvamos la existencia de la muerte por el hecho de fotografiarla, para que el olvido no lo asole todo. Renunciamos a existir a cambio de seguir viviendo. Tememos a la muerte, por eso nos rodeamos de ella, pero es la vida la que estamos congelando y de tanto querer preservarla ha perdido las vitaminas y el sabor. 

Dudamos de la realidad de nuestra vida, eso nos hace fotografiarnos, pero las imágenes nos sumen de nuevo en la irrealidad, pues de tanto recordarlas, mirarlas y producirlas solo vivimos para ellas. 

Estamos todos cansados y saturados, pero a la vez fascinados por nuestra propia nostalgia. 

Tal cual, fascinados por nuestra propia nostalgia, y es que como escuché decir a Vilena Figueira: “el tema de la memoria trae altas y bajas y hay que ser valientes para enfrentarse a esta experiencia”, porque tal como también lo manifiesta “la memoria es un sistema de relaciones”, y me identifico mucho cuando dice que se aferra a los archivos para sentir que no lo ha perdido todo, sobre todo en el contexto de personas que hemos perdido seres queridos y también cosas que consideramos importantes, porque ahí están algunas fotografías para decirnos que al final, perdimos menos de lo que creíamos. 

Recomendaciones: 

Archivos Fotográficos con Vilena Figueira
https://www.youtube.com/watch?v=6ekNyMd2VSY

Documental “Buscando a Vivian Maier”. Unos chicos compran en una subasta una caja de archivos fotográficos de una mujer fallecida que se volvió importante por sus autorretratos y se dedican a buscar y entrevistan a varios de los protagonistas de las fotos de Vivian Maier.

Archivo de la memoria Trans (Argentina) 

Una biblioteca abierta de archivos para compartir la herencia cultural con fines educativos, académicos y de disfrute. : Europeana

Archivos carpetas, comparten los trabajos de distinto artistas a través de carpetas

18 archivos fotográficos históricos disponibles en redes sociales 

Bibliografía

Barthes, Roland (1980) La Cámara Lúcida 

Sontag, Susan (1977) Sobre la fotografía 

Pérez, David (ed.) (2004) La certeza vulnerable

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *